La Base de Datos y la Guía Metodológica de la Consulta Previa: un sueño soñado

Foto: Ministerio de Cultura
Mujeres indígenas. ©Ministerio de Cultura, Perú

 

De la pregunta inicial “¿Cuándo se publicará la Base de Datos de Pueblos Indígenas del Viceministerio de Interculturalidad?”, hemos pasado hoy en día de manera drástica pero no inesperada a la siguiente: ¿Se publicará un día la Base de Datos de Pueblos Indígenas del Viceministerio de Interculturalidad? [1].

El tema de la no publicación de la Base de Datos constituye en estos momentos uno de los más comentados en la prensa cuando se trata de consulta previa…

Aquí va un extracto del Oficio N°123-2012-VMI/MC de fecha 24 de septiembre 2012 enviado por el Ministerio de Cultura a través de su Viceministro de Interculturalidad Ivan Lanegra Quispe en respuesta a la solicitud de información del Presidente de ODECOFROC [2] que transmitió vía Oficio N°1098-2012-MEC/CR de fecha 10 de septiembre 2012 la Congresista Marisol Espinoza Cruz, en el cual se señala que [3]:

La realización de los procesos de consulta no se encuentra supeditada a la publicación de la Guía Metodológica o la Base de Datos oficial, toda vez que no son instrumentos constitutivos de derechos sino más bien tienen por objeto facilitar dichos procesos, sirviendo como referentes para las entidades promotoras encargadas de realizarlos [4]

Tras 10 meses de declaraciones, afirmando que dentro de algunos días, de una semana, el mes próximo se publicará la Base de Datos de pueblos indígenas, el Viceministerio de Interculturalidad estaría dando marcha atrás – considerando la elaboración de la Base de Datos como una tarea facultativa y opcional y no como una obligación a la luz de la Ley de Consulta Previa y de su Reglamento. ¿Por qué? Pues si bien es cierto que la Base de Datos no es un documento constitutivo de derechos, se confirma paulatinamente que sí tendría serias implicancias para los derechos de los pueblos indígenas en el marco del derecho a la consulta previa.

A lo largo de los meses y con el primer proceso de consulta previa relacionado a la licitación del lote petrolero 192 acercándose, las expectativas acerca de esta Base de Datos se hicieron mas grandes y la demora en su elaboración y consiguiente publicación hizo poco a poco perder paciencia a la sociedad civil y a los mismos pueblos indígenas. Aparece claro que las dilaciones del Estado a través de sus varias ramas y funcionarios se justifican por el previsible impacto que tendrá esta Base de Datos al ser publicada.

Sin embargo, hoy en día, el Estado no cuenta con ningún tipo de registro o inventario oficial actualizado sobre pueblos indígenas que daría cuenta de cuántas comunidades existen, de qué etnia proceden, qué idioma hablan, dónde viven, entre otros aspectos. La elaboración de un documento de este alcance es naturalmente de competencia y deber del Estado peruano [5].

En el marco de la consulta previa de la licitación del lote 192, la entidad encargada de identificar los pueblos indígenas sujetos de la consulta es la agencia estatal PERUPETRO, cuya misión es más la promoción de la inversión en el sector de los hidrocarburos que la protección y promoción de los derechos de los pueblos indígenas – a pesar de toda las señales de buena voluntad y buenas intenciones que ésta ha mostrado en los últimos tiempos.

¿En base a qué documento oficial PERUPETRO tendrá la posibilidad de basarse o respaldarse para esta tarea de identificación? ¿Cómo procederá sin disponer “referentes” como la Base de Datos Oficial? ¿Tendrá que remitirse a su propio juicio, a las informaciones que hubiera recogido de su propia iniciativa? ¿Y el Estado Peruano?

Desde los pueblos indígenas, la desconfianza que ya existe desde tiempos, persiste y sigue creciendo en esta coyuntura.  Se les pide confiar en la labor que PERUPETRO ira efectuando para identificarlos e incorporarlos al proceso de consulta previa del lote 192 a pesar de no disponer de ningún registro oficial de comunidades en el Perú, lo cual les permitiría tener garantías y una cierta seguridad. De hecho, contando con tal registro, tendrían la posibilidad y oportunidad de revindicar – en prueba de un documento oficial (sea meramente informativo) – que en tal o tal proceso, no se los ha debidamente tomado en cuenta cuando sí, hubiera debido ser el caso. En ausencia de un documento de este tipo, la arbitrariedad tendría puertas abiertas…

¿Ello es cierto? ¿Podríamos pasar por alto esta Base de Datos?

Cuando desde el Viceministerio de Interculturalidad, se afirma que “la realización de los procesos de consulta no se encuentra supeditada a la publicación de la Guía Metodológica o la Base de Datos oficial“, muy claramente de ello se deduce que, de no publicarse la Base de Datos, de igual manera se podría seguir con el desarrollo del proceso de consulta previa de la licitación del lote 192 y PERUPETRO con la identificación de los pueblos indígenas. Qué tanto sería su autonomía en esta labor es otro tema…

La no publicación de la Base de Datos o su misma excesiva demora, además de posiblemente acarrear la responsabilidad del Estado por no respetar la Ley de Consulta Previa [6], constituiría también una suerte de abandono hacia los pueblos indígenas por parte de éste. Por el hecho de no elaborar un documento formal constituyendo registro o inventario dando cuenta de que existen estas comunidades campesinas y nativas viviendo en ciertas zonas del territorio peruano. Sería un tremendo paso atrás en el marco del proceso de implementación del derecho a la consulta previa, una apertura hacia una flexibilidad en dicho proceso que tendríamos que vigilar de cerca…  ¿Si ello constituye una ventaja o algo de lo cual se debería temer? Eso depende de la confianza que uno pone en esta famosa Base de Datos.

Sin embargo, recordándonos que esta última ha sido elaborada – o sigue siendo todavía elaborada [7] – en una total obscuridad sin ninguna participación de los pueblos indígenas y que no existe ninguna garantía de que su contenido sea lo esperado o lo que debe ser, seria también legitimo opinar que sin este documento – quizás – se configuraría para los pueblos indígenas una mejor situación, con una margen de maniobra más amplia en el proceso de consulta previa. Es cierto sin embargo que ello vale también para el Estado.

__________________________________________

[1] Articulo de Marco Sifuentes arriba mencionado: “Y éste es, quizás, el motivo por el cual la Base de Datos jamás verá la luz“.

[2] “Organización de Desarrollo de las Comunidades Fronterizas del Cenepa”

[3] Fuente: Clave Verde

[4] Esta posición del VMI se confirmó durante una reunión sobre el proceso de consulta previa de la licitación del lote 1-AB en la sede de PERUPETRO en la cual uno de sus funcionarios explicó que no se debía vincular de manera demasiado estrecha la Base de Datos con el proceso de identificación de los pueblos indígenas porque ésta no crea ni priva de derechos.

[5] La ausencia hasta ahora de un registro de este tipo no exime el Estado de su deber de proteger los derechos de pueblos indígenas en particular su derecho a la identidad y de reconocer estos derechos. La garantía de este derecho a la identidad y de sus derechos colectivos en general no debería sujetarse a la elaboración por parte del Estado de un registro/inventario, en particular cuándo ya reconoció la existencia sus pueblos indígenas al ratificar tratados como el Convenio N°169 de la OIT y la DNUDPI. Sin embargo, queda claro que en la práctica hace falta un registro (pudiendo ser meramente informativo) que de cuenta de esta diversidad cultural y proporcione a los pueblos indígenas, una herramienta básica para revindicar su presencia en el territorio y sus rasgos culturales tradicionales.

[6] La Ley de Consulta Previa menciona en su articulo 19 que el Viceministerio tiene entre otras como función la elaboración de la Base de Datos.

[7] Un funcionario del Viceministerio de Interculturalidad declaró durante una reciente reunión con los Apus de las 4 cuencas de los ríos Tigre, Corrientes, Pastaza y Marañon de Loreto que la Base de Datos será “en permanente construcción“. No hace falta subrayar lo irónico.

Advertisements

One thought on “La Base de Datos y la Guía Metodológica de la Consulta Previa: un sueño soñado

Leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s